Los colores de la casa influyen en el estado de ánimo de las personas

@C_Specialle

Los colores aplicados en un espacio determinado, reflejan la personalidad y también influyen en el estado de ánimo; está demostrado que se conectan con las emociones en el cerebro e influyen en la alegría, la relajación, la concentración, en la recuperación de un enfermo e incluso hasta en nuestra digestión. Por esta razón, es muy importante considerar qué color debemos elegir para las distintas áreas de los edificios y darle a cada espacio el toque que ayudará a sentirnos mejor al estar en ellos. 

Según Ilana Ilitzky, directora general de Corporación Specialle, un tapiz nos da la ventaja de combinar colores y texturas para crear diferentes efectos en nuestros ambientes. “Podemos elegir un tapiz para una habitación que contenga una mezcla de colores relajantes, que nos ayuden a conciliar el sueño y hacer de nuestra habitación un espacio de absoluto descanso y paz”, aseguró.

Aunque elegir qué color de tapiz utilizar es una decisión personal, se debe considerar, que los colores claros crean un efecto luminoso y dan mayor amplitud, por ello son recomendables en ambientes de escasa luz natural y en áreas pequeñas, pues producen un efecto de espaciosidad. El color tiene una función determinante, ya que ayuda a destacar o disimular un espacio específico.

 

 Si utilizamos rayas, al colocarlas de forma vertical, las paredes se alargan, en cambio al instalarlas de manera horizontal, visualmente abrimos el espacio.

En la revista American Painter and Decorator se dio a conocer que al realizar un examen médico en una escuela, más de la mitad de los alumnos presentaron una visión defectuosa. Posteriormente se pintaron las aulas de un color crema, los techos en blanco, el mobiliario y el suelo, que eran de madera, se dejaron en el color claro, pero fueron recubiertos con varias capas de un barniz transparente. El porcentaje de afectados descendió de 92 % a un 27%.

Eva Heller, autora del libro Psicología del Color afirma que los colores son capaces de generan diferentes reacciones, las cuales dependen en buena forma de la percepción, la carga cultural, el contexto y el impacto psicológico de cada uno.

 

El impacto del color es tan grande en nuestra psique, que diversas culturas les han otorgado diferentes significados y símbolos. 

Se puede crear una sensación de tranquilidad o de excitación con las combinaciones correctas; por ejemplo:

1.- Los tonos verdes descansan la vista y son ideales para zonas de lectura y recámaras. Es un tono visualmente relajante y produce la menor cantidad de esfuerzo visual.

Significa crecimiento, produce sentimientos de armonía y paz; es un color que a menudo se usa en los hospitales, ya que está asociado a la salud y la eficiencia.

Dependiendo de la intensidad y de la luz del ambiente en que se emplee, puede crear efectos diferentes: Los verdes brillantes mejoran la visión y crean un ambiente refrescante, mientras que los verdes más suaves son más naturales y producen un efecto de calma. Un verde menta es un tono acogedor y relajante para los vestíbulos, los turquesas pálidos y verdes mar son ideales para las habitaciones de los niños.

- El gris inspira a la pasividad y provoca la sensación de la falta de energía. Si nos gusta el gris, la vinculación con un color más brillante ayuda a compensar el efecto.

- El naranja es un color de estímulo y entusiasmo, se ha detectado que produce un efecto vigorizante y estimula la actividad neuronal, por lo que se recomienda para espacios en donde realizamos alguna rutina de ejercicios, combina el rojo pasión y la alegría del amarillo.

 Este color aporta optimismo y añade una nota de bienvenida para las entradas y pasillos. Es un color para estimular la conversación y el intercambio de ideas. 

También es un color que ayuda a la digestión y aumenta el apetito, por lo tanto, es ideal para cocinas, áreas de juego, salas de estar y comedores.

Además, llega a provocar que una habitación parezca más pequeña y utilizarlo en exceso, puede conseguir que un espacio se torne claustrofóbico y estresante.
No es adecuado para dormitorios ni estudios, ya que dificulta la concentración y el sueño. 

- El tono crema es muy recurrente por su tonalidad suave y neutral, es una buena opción para vender una vivienda, ya que crea una sensación de limpieza, amplitud y a la vez es acogedor.

El color amarillo representa al sol, por lo que nos hace pensar en la vitalidad, el intelecto y la longevidad. El amarillo es todo acerca de la energía y es un color de moda para los comedores y cocinas, genera un ambiente positivo y alegre. 

Es estimulante, mejora la concentración y la velocidad del metabolismo, se recomienda para escuelas. En los hogares es ideal para los estudios y las cocinas, pero no muy recomendable para los dormitorios. Se dice que los bebés lloran más en las habitaciones amarillas.

El rojo es un color de sumo cuidado, no se recomienda utilizarlo como color principal de una casa, es un color lleno de pasión y sirve como acento único con el que conseguiremos dramatizar cualquier estancia. Es también un estimulante del apetito, por lo que es interesante salpicar con detalles en rojo nuestro comedor.

 Los tonos rojizos como terracota o coral pueden ser maravillosos colores de decoración. En una sala formal, el uso de un rojo intenso, oscuro, como el burdeos,  puede complementar perfectamente la decoración de la misma.

- El color rosa es visto como un color femenino reservado a las habitaciones de las niñas. El rosa es uno de los colores más acogedores y reconfortantes que hay. Mediante el uso de tonalidades con rosas intensos, podemos convertir las habitaciones en ambientes más cálidos, nutriendo a los dormitorios de un agradable confort para conciliar el sueño. Puede ser la tonalidad a sorprender y elegir en nuestros baños y cocinas.

- El azul a menudo está asociado con cualidades como la tranquilidad, la serenidad, la introspección y la energía del agua. El color azul suprime el apetito y estimula el pensamiento, por lo que es malo para dormitorios y comedores, en sus tonalidades más fuertes.

Es un color excelente para los estudios y las salas de juegos o ejercicios, artístico, ligado a la meditación, la espiritualidad y lo ritual. Las tonalidades lavanda tienen un potente efecto sedante, hay que utilizarlas con cuidado si no queremos que la sala o el comedor tengan un aspecto somnoliento. Sin embargo, son ideales para utilizarlos en nuestros dormitorios. 

Las tonalidades más oscuras del violeta crean unos efectos dramáticos fantásticos, pero han de ser utilizadas con moderación o a la larga pueden llegar a causar un efecto deprimente.

El negro es un color que denota elegancia, sin embargo, debemos tener cuidado al utilizarlo, porque se relaciona con comportamientos agresivos.

Se recomienda evitar el negro como color principal dentro de la cocina, pues absorbe el calor y hará más calurosa esta estancia. La excepción es usarlo junto con el blanco para equilibrar el efecto.

- Es mejor usar tonos de la tierra en las cocinas. Los tonos como tostados y marrones crearán una sensación de intimidad y conexión con la naturaleza, que harán de la cocina un lugar ideal para crear. Las tonalidades de la tierra también disimulan las manchas, ya que se asemejan a los colores de los alimentos.

Los colores en el lugar de trabajo tanto en las paredes y alfombras como en los muebles o escritorios, tienen un efecto marcado en las actitudes y los estados de ánimo.

En 2009, los investigadores Ravi Mehta y Rui Zhu de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver,  realizaron un estudio con 600 personas que resolvieron seis diferentes pruebas con palabras o imágenes en una computadora con fondos rojo, azul y blanco. Las investigaciones revelaron que los individuos que estuvieron expuestos al fondo azul resolvieron con facilidad el test de creatividad, mientras que los que trabajaron con el color rojo, obtuvieron mejores resultados en pruebas de memoria y atención.

Otros colores recomendables, de acuerdo al giro de la empresa son:

El color amarillo estimula la actividad cerebral y la comunicación. Es recomendable para lugares en los que los trabajadores buscan incrementar su energía.

Los mejores colores para un espacio laboral son, el verde pálido para inspirar la creatividad, y el azul para un sentimiento de calma

El gris puede darle sofisticación al lugar de trabajo.

En una oficina abierta o ambiente centrado en el trabajo en equipo, los colores cálidos pueden dificultar la cooperación, crear una atmósfera de agitación y tensión.

El marrón y beige son tonos terrosos, tienen efectos relajantes y pueden usarse para contrarrestar el estrés.

El naranja fomenta la interacción y la comunicación. Los tonos durazno y terracota son recomendables para los trabajos en los que se requiere escuchar, negociar y conciliar.

Para propiciar la objetividad y el trabajo intelectual, el blanco ostra es ideal; además creará un ambiente ordenado y brindará una sensación de calma y control.

Publicar un comentario

*
* (no será publicado)